Iniciaron las comisiones técnicas 2023

La Asociación Latinoamericana de Instituciones de Garantía (ALIGA) se reunió de forma virtual con el objetivo de establecer la agenda de trabajo 2023 y poner en marcha las comisiones de gobierno corporativo, comunicación y redes sociales, innovación tecnológica y gestión integral del riesgo. Cada una de ellas reportará al Consejo Directivo y canalizará los asuntos de interés de quienes la integren en una planificación anual.

En el encuentro, participaron autoridades de las entidades integrantes de la Asociación: FODEMIPYME (Costa Rica); GARANTISA (Colombia); CONFIANZA (Honduras); FOGAR (Argentina); FOGABA (Argentina); FOGAPI (Perú); GARANTIZAR (Argentina), FOGACH (Argentina); CONAFIPS (Ecuador); FNG (Colombia); y FONDO SALVADOREÑO DE GARANTÍAS (El Salvador).

Espacios como este buscan impulsar la participación plural, igualitaria, democrática y activa de cada uno de los miembros asociados, y asimilar experiencias para la consolidación de la entidad. 

El presidente de ALIGA, Francisco Martinotti, destacó la importancia de llevar adelante el plan estipulado para el presente año.

Por su parte, Pablo Perazzo, representante de GARANTIZAR SGR, introdujo la estructura y lineamientos de las comisiones, y enfatizando en la necesidad de que los sistemas de garantías de América Latina sean conscientes y busquen su propio camino. Para finalizar, Gilberto Gómez, Luis Huamán y Benjamín Vargas presentaron las temáticas que se abordarán en las diferentes juntas.

“Hoy el país vislumbra una recuperación importante de los diferentes sectores”: Entrevista con Alejandro Grossi, director ejecutivo de FODEMIPYME

¿Podría presentarse y hablarnos un poco de su experiencia profesional?
Soy Licenciando en Banca y Finanzas con énfasis en Gerencia e Ingeniero en Agronomía, además de contar con un postgrado en Formulación y Evaluación de Proyectos.  He laborado con la Comunidad Económica Europea “Programa de Seguridad Alimentaria”, con la Agencia Internacional de Desarrollo (AID SYSTTEMS) y con Banco Popular, donde me desempeñé hasta 2019 en distintos cargos, como perito valuador, Analista de Crédito Comercial, Analista de Banca de Segundo Piso, Supervisor de Banca de Desarrollo Empresarial en la región sur y Jefe Regional en esa misma zona. También en la jefatura del área de crédito y la jefatura del área de ventas en la Direccion de Banca Social. Desde julio de 2019 a la fecha ejerzo como Director Ejecutivo de FODEMIPYME.

¿Cómo nace FODEMIPYME y a qué se dedica?
El Fondo de la Micro, pequeña y mediana empresa (FODEMIPYME) nace a partir de la ley de la República 8262 “Ley de Fortalecimiento de las pequeñas y medianas empresas y sus reformas”, publicada en el diario oficial La Gaceta 94 del 17 de mayo del 2002. El fondo se dedica a la actuación integral de servicio a las Mipymes a través de tres herramientas otorgadas por la ley:  Crédito, Avales y Servicios de Desarrollo Empresarial.

¿Cómo afectó la pandemia de la covid-19 a la economía costarricense? ¿Cuáles fueron los puntos críticos con los que debió lidiar el mercado?
Como muchos otros países se vio afectada por el cierre de las empresas. Hubo mucha presión de los sectores económicos más afectados, como lo fue turismo y servicios por la generación de políticas que coadyuvarán en la afectación. Y ello se sumó al cierre parcial o total de las empresas y, por ende, a una morosidad parcial y al desempleo. Desde FODEMIPYME, nuestro modo de contribuir fue trabajar en la readecuación de las carteras de crédito avaladas y colaborar con sus operadores afiliados.

¿Cuál es el papel de las Mipymes en la recuperación económica de Costa Rica?
En Costa Rica, la micro, pequeña y mediana empresa constituye el 98.1% del parque empresarial del país; esto hace que, estratégicamente, sean fundamentales para el desarrollo social y el crecimiento económico a partir de la generación de ingresos y la permanencia y estabilidad de nuevos empleos.  Generar herramientas para su fortalecimiento y desarrollo debe ser la prioridad de los actores principales de nuestra economía.  Los sistemas de avales constituyen uno de los instrumentos fundamentales para el cumplimiento de estos objetivos.

Se preparan para organizar un evento internacional que han denominado “II Encuentro Latinoamericano de Garantías” y tendrá lugar este 25 de agosto. ¿Cuál es la relevancia de dicho evento? ¿Qué nos puede contar de la organización?
La propuesta nace de nuestra vinculación a organizaciones como la Red Iberoamericana de Garantías (REGAR) y la Asociación Latinoamericana de Instituciones de Garantías (ALIGA) con el fin de obtener un mayor conocimiento sobre el desarrollo de los avales como modelos de garantías alternos a las propuestas tradicionales. El foro tiene como objetivo generar un espacio que permita el intercambio de experiencias y conocimientos técnicos, entre expositores internacionales y nacionales, para dar a conocer y analizar las mejores prácticas adoptadas en el desarrollo e implementación de los avales como una herramienta alternativa, flexible y de acceso a la inclusión financiera para las empresas MiPymes de nuestro parque empresarial.

¿Cuál es la relevancia de los sistemas de garantía en la actualidad?
El foro dará a conocer el aval como un instrumento ágil y versátil para dinamizar la economía nacional. Eso implica dar a conocer las bondades que tienen un aval, y fomentar su conocimiento y práctica dentro del sistema, además de mostrar la importancia de que nuestras autoridades conozcan este instrumento como un aliado para el desarrollo del país y, por ende, pueda cobrar mayor relevancia dentro de las políticas públicas.

¿Qué expectativas tienen luego de su incorporación a ALIGA? ¿Cómo luce el panorama de FODEMIPYME?
La de generar, en conjunto, un mayor conocimiento de los sistemas de avales aplicados a las Mipymes en Latinoamérica. Mantendremos a través de la asociación un contacto continuo con otras instituciones afines para intercambiar experiencias y mantenernos al día con los constantes cambios que debe tener la estructura de un Fondo de Avales, en especial con los cambios tecnológicos.

¿Y cómo luce el panorama de las Mipymes en Costa Rica?
Hoy el país vislumbra una recuperación importante de los diferentes sectores; se puede observar una economía más activa en las actividades económicas. Sectores como turismo y servicios han logrado una importante recuperación muy cercana a los niveles encontrados en el 2019, antes de la pandemia.

Finalmente, ¿cuál cree que será el gran aporte de este foro internacional organizado por Banco Popular, FODEMIPYME y ALIGA?
A nivel nacional constituye el primer evento de esta naturaleza en el tema los sistemas de avales. El Foro es un evento de carácter internacional y se darán cita representantes de varios países de América Latina. Se tendrá disertaciones de expertos en los Sistemas de Garantías, quienes compartirán las nuevas tendencias, modelos y desafíos, casos de éxito, con el fin de promover la inclusión y el uso de las garantías en las Pymes costarricenses. Además, lograremos transmitir a todas las entidades financieras que asistan al foro y aquellas que se enteren por la cobertura que brindará la prensa al evento, sobre las bondades que posee este instrumento en orden de fomentar la accesibilidad financiera.

Los datos claves de las mipymes de Costa Rica

Tener una empresa propia es el resultado de una combinación de factores, de historia personal y familiar, así como de visión. Hay personas que prefieren dedicarse a su propio negocio y heredaron las habilidades y la actitud. Otras descubrieron una oportunidad. Para no pocas fue lo único que les quedó hacer.

En Costa Rica habían 2,1 millones de personas ocupadas en el primer trimestre del 2022, de acuerdo a la Encuesta Continua de Empleo del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC). De ellas, el 22% se dedica a actividades de cuenta propia y 3% son patronos. El impacto de estas últimas va más allá.

Las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) generan la mitad de los puestos de trabajo, son alrededor del 95% del tejido empresarial y generan más de un tercio de la producción nacional.

Características generales

Al revisar más las características de las microempresas sobresalen varias características.

La mayoría son iniciativas urbanas, se ubican en la región central del país y son encabezadas por personas entre 35 y 54 años, que tienen estudios primarios y secundarios (completos e incompletos), son jefes de hogar y son hombres (67%). El 33% de las microempresas son de mujeres.

Por actividad, casi la mitad son emprendimientos de servicios (46%) y, en segundo lugar, de industria (21%), seguidas de comercio (20%) y agropecuarias (13%).

Motivos para emprender

¿Qué motiva a crear un emprendimiento? Una persona inicia un emprendimiento por una combinación de factores, algunos de ellos incluso por casualidad.

De acuerdo al INEC, el 56% inició su microempresa por necesidad, el 34% por una oportunidad y el 10% por tradición familiar. Sin embargo, por género la situación es distinta:

  • Entre los hombres el 51% fue por necesidad, el 35% por una oportunidad y el 14% por tradición.
  • La necesidad llevó a más mujeres a iniciar la microempresa (66%), mientras que la oportunidad (31%) y la tradición (3%) tienen menos peso.

Digitalización

Aunque la crisis de la pandemia implicó un incremento de la digitalización de las mipymes, la mayoría tiene retos en este proceso.

Un estudio de Microsoft demostró que el 95% de las pymes aceleraron su proceso de transformación digital desde el 2020 y que el 84% de las empresas declaró que han acelerado el uso de datos para la inteligencia del negocio.

“La tecnología es un potenciador para las pymes y un motor de la recuperación económica inclusiva”, resaltó Ineke Geesink, gerente de Microsoft Costa. La firma, en alianza con Quirós Consultores, realizó una capacitación con expertos en negocios y transformación digital el pasado 23 de junio llamado Aventura Pyme Costa Rica 2022.

La adopción tecnológica no es uniforme, empero. De las 798 empresas que utilizaron la herramienta del Chequeo Digital, implementada por el Ministerio de Economía (MEIC) y el Ministerio de Ciencia, Innovación, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), entre octubre del 2020 y setiembre del 2021, el 39% apenas tiene un estado inicial de madurez digital. El resto se clasifica en los niveles de competente (18%), novatas (29%), expertas (5%) y avanzadas (9%).

El resultado es muy parecido al publicado en abril del 2021, en el cual el 40% no contaban con las habilidades ni conocimientos básicos para comenzar con el proceso de desarrollo digital para impulsar sus negocios.

Financiamiento

Para las mipymes el financiamiento es una barrera, en buena parte debido a los requerimientos y los tiempos en que se brindan los servicios. Los desafíos para la banca no son pocos. También las mipymes tienen retos para lograr acceso a otros mecanismos de acceso al capital, como inversionistas.

El Fondo de Banca para el Desarrollo ha otorgado 545.399 créditos por ¢3,3 millones en promedio a una tasa de 6,09%. La cartera se ha enfocado más en las microempresas (72%) que en las pequeñas (23%) y las medianas (3%). El problema es que, si bien hay 56 operadores, la cantidad de clientes es reducida: menos de 63.000.

Impacto de la crisis

La crisis económica de los últimos años, incluyendo la generada por la pandemia, tuvo su impacto en el parque empresarial.

En 2019 se contabilizaron 473.252 personas dedicadas a cuenta propia y 71.129 patronos. En el primer trimestre del 2022 se identificaron 470.425 y 67.571, respectivamente.

El INEC también registra un incremento de las microempresas entre 2020 y 2021 de 355.266 a 434.601. De hecho, en ese mismo periodo, aumentó el porcentaje de personas que iniciaron una microempresa por necesidad (de 49,5% a 56%).

En comparación a los dos años de mayores restricciones por la pandemia, se registra alguna recuperación. La plataforma de contabilidad, administración y facturación electrónica para mipymes, Alexa.com, reporta que a nivel latinoamericano las mipymes aumentaron las ventas 34% en el primer semestre del 2022, en comparación al mismo periodo del 2021.

La recuperación puede verse frenada por la inflación, la devaluación, los costos de los combustibles, los problemas de logística internacional y el deterioro de la confianza del consumidor.

Las mipymes también enfrentan retos en sobrevivencia (sólo 45% sobreviven más de dos años y tienen un ciclo de vida más corto en comparación a otras regiones como Europa donde el 80% pasa ese umbral), financiación, capacitación, optimización de la operación, cambio digital y aprovechamiento de la tecnología para innovación, desarrollo de productos e incluso marca, empaques y etiquetado.

“Hoy vemos tendencias en artículos decorativos, prendas y accesorios de vestimenta, materiales textiles, artículos sublimados, así como el proceso de empaque, que se han vuelto vitales para este tipo de negocios”, señaló Bryan López, director regional de desarrollo de negocios a nivel industrial de Epson.

Por: Carlos Cordero Pérez. Es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog “La Ley de Murphy”.

Fuente: El Financiero